archivo

Archivos Mensuales: junio 2012

(Capítulo publicado en el libro “Málaga como Laboratorio Urbanístico. Esbozos para el entendimiento de una habitabilidad difusa“, editado por la Fundación Málaga Desarrollo y Calidad concebido como proyecto para la reflexión sobre la naturaleza territorial de la provincia, en el que han participado varios autores como Juan Freire, ó José Seguí)

clip_image002

1.

Es fácil encontrar artículos de prensa, libros, entrevistas donde a la gente se les pregunta por el territorio, donde se habla de ese concepto con vocablos técnicos y grandilocuentes….pero pocas veces nos paramos a pensar que “ese” territorio del que estamos hablando no es más que el lugar donde “nosotros” vivimos, donde habitamos.

No es un hecho abstracto e impersonal sobre el que se pueden dar opiniones ajenas a lo que acontece. Ese territorio no está vacío, ni está habitado por “otros”, en la tranquilidad de que, en todo caso, serán esos “otros” los que lo gestionen y se ocupen de él, sino que somos nosotros quienes nos responsabilizamos de él con el cuidado de nuestro habitar y quienes lo disfrutamos o sufrimos. A fin de cuentas…yo vivo aquí, en mi casa, y trabajo allí, en ese otro sitio al que llego con más o menos dificultad o, quizá, mi trabajo lo desempeñe en mi domicilio, haciendo que ese territorio sea ajeno; entonces, el territorio se hace virtual  y es en esa dimensión en la que me desenvuelvo.

Puedo tener una opinión muy elaborada y documentada sobre el entorno que lo constituye o simplemente no pensar sobre ello porque es algo que no termino de entender. Pero muy a menudo olvidamos, tanto técnicos y técnicas como personas[1], más o menos conscientes de esa dimensión territorial, que es sobre el soporte del territorio  donde unos y otros vivimos, desarrollamos nuestras actividades cotidianas o proyectamos nuestros anhelos.

En cuanto que allí se residencia, a partir de los años 50 del siglo XX, buena parte de nuestra vida, sería necesario para sus habitantes la existencia de una mirada preocupada, atenta y consciente sobre las expectativas, planes y diseños que sobre el mismo proyectan las instancias políticas, las atenciones ecológicas o los intereses económicos o comerciales,  pues a sus efectos e impactos no son ajenas las dimensiones ambientales, espaciales, paisajísticas, infraestructurales o económicas, habitacionales, que constituyen nuestra vida.. Read More

Anuncios

(Artículo publicado en el número 2 de la revista Transversalidades de la Escuela de Arquitectura de Málaga) (*)

Imagen

Últimamente asistimos a una gran movilización por parte de los ciudadanos (y ciudadanas) de Málaga respecto a la demolición de edificios históricos en la ciudad.

Parece mentira que apenas queden vestigios de edificios del siglo XVI, XVII o XVIII en Málaga. Por supuesto no incluyo al periodo anterior a la Reconquista del que sólo quedan si acaso algunas trazas de la ciudad que la Desamortización no consiguió eliminar. Por otro lado, si encontramos casi intacto el parque inmobiliario del siglo XIX, no es más que por la oportunidad de encontrar en él, el escenario para el turismo global.

Si nos comparamos con otras ciudades andaluzas como Córdoba o Sevilla, vemos aún más sorprendente que apenas queden edificios anteriores al s.XIX. Esto es así porque en Málaga nunca hubo un poder político, religioso ni administrativo. Ha sido y es una ciudad civil, y en consecuencia, con un parque inmobiliario civil. O sea, residencial. Apenas hay edificios representativos de los que denominamos “monumentos”.

Esto ha hecho que la valoración de nuestro patrimonio arquitectónico haya sido muy escasa por parte de quienes han tenido que reconocerlo. Nunca hemos creído que la arquitectura residencial no perteneciente a la nobleza, fuese digna de ser protegida. Complejos que tiene una… (la ciudad, me refiero). Read More

(Artículo publicado en el número 2 de la revista Transversalidades de la Escuela de Arquitectura de Málaga) (*)

Es habitual encontrar foros de discusión sobre cómo afrontar la rehabilitación y recualificación del parque residencial inmobiliario producido en España durante las décadas de los 40 hasta los 70.

Hagamos un pequeño recorrido. Estas viviendas se construyeron en dos etapas.

Una primera, tras la Guerra Civil, trató de alojar a una ingente población que vivía en condiciones de habitabilidad deficiente.

La segunda etapa se corresponde con el comienzo del proceso de modernización, unido a la apertura internacional y la localización de las Bases Americanas. Así, se ponía fín al periodo de la Autarquía y se iniciaba el tránsito hacia una Economía de mercado que mediante la lenta construcción de un Estado del Bienestar, concluiría en el Estado Democrático. Ello supuso una transformación radical de los modos de vida de la atrasada sociedad española en un modo de vida único: el modo de vida capitalista caracterizado por una homogénea sociedad de consumo.

Aunque el Estado de Franco estaba apoyado por una entrada de capital extranjero –ligado al Plan de Estabilización de 1959- era preciso obtener un capital propio para alcanzar la convergencia y, sí, fue la construcción de viviendas el mecanismo más eficaz para generar plusvalías rápidas. Read More

Ponencia expuesta en el IV Congreso Universitario Nacional, “Investigación y Género”. Sevilla, 21 y 22 de junio de 2012, con ISBN: 978-84-95499-87-5

Por Susana García Bujalance (arquitecta) y Lourdes Royo Naranjo (historiadora del arte). (*)

Imagen

RESUMEN:

Con la reciente publicación de la modificación de la Ley del Suelo de Andalucía en la que se han incorporado dos apartados que hacen referencia a la integración de la perspectiva de género al planeamiento, se abre un nuevo panorama de aplicación de los estudios de género a una disciplina técnica tradicionalmente distanciada de estos aspectos.

Hasta ahora han existido múltiples estudios y análisis sobre la función histórica de la mujer en la ciudad y sobre los modos en que las mujeres hacen uso de determinados espacios urbanos. Sin embargo, normalmente han utilizado un lenguaje a veces reivindicativo y segregado, por lo que no han contado con una gran aceptación entre los técnicos y técnicas dedicados al urbanismo, acostumbrados a tratar con un lenguaje técnico y jurídico.

En un momento en el que desde la Administración se apuesta por incorporar la perspectiva de género al urbanismos a través de una herramienta tan potente como una Ley, se hace imprescindible contextualizar y hacer legible este aspecto para que quienes deben aplicarlo no lo rechacen y lo asuman como una herramienta útil que mejore su trabajo y no como una imposición que lo obstaculiza.

PALABRAS CLAVE:

Urbanismo, perspectiva de género, ciudad, planeamiento, feminismo, ley del suelo.

1.  UBICACIÓN

Recientemente se ha aprobado la Ley 2/2012 de Modificación de la Ley 7/2002 de 17 de diciembre de Ordenación Urbanística de Andalucía. Entre las reformas planteadas, se incluyen dos apartados en el artículo 3 de la Ley, que hacen referencia a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.

Art.3.1.h) Integrar el principio, reconocido en el artículo 14 del Estatuto de Autonomía para Andalucía, de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, en la planificación de la actividad urbanística.

Art.3.2.i) La promoción de la igualdad de género, teniendo en cuenta las diferencias entre mujeres y hombres en cuanto al acceso y uso de los espacios, infraestructuras y equipamientos urbanos, garantizando una adecuada gestión para atender a las necesidades de mujeres y hombres.

Esta novedad de la ley del suelo andaluza ha generado desconcierto y opiniones encontradas entre quienes deben trabajar con ella. Cuando se trata de aplicar la perspectiva de género a una disciplina técnica como el urbanismo, la definición de un marco en el que poder establecer la relación entre dos conceptos a priori tan distintos es un paso imprescindible para permitir su comprensión tanto por los técnicos y técnicas que deben adaptarlo, como por la sociedad que debe demandarlo. Es por ello que entendemos necesario explicitar esta relación. Read More

A %d blogueros les gusta esto: