(Ponencia presentada junto con el catedrático de la UPC Francesc Daumal, en la Echopolis Conference, celebrado en Atenas entre los días 29 de septiembre al 3 de octubre de 2013)

Introducción:

Conectar con uno mismo y con el mundo que nos rodea, es una necesidad intrínseca al ser humano, como lo es alimentarnos, desplazarnos o socializarnos.

hopper-edward-hotel-room-1931-g

Habitación de hotel. Edward Hopper. 1931. Imagen disponible en: http://www.germanposters.de/hopper-edward-hotel-room-1931-g.jpg

Durante muchos siglos, las grandes religiones asumieron esta necesidad haciéndola parte de la experiencia religiosa. Sin embargo hoy la tendencia de la sociedad de los países avanzados apunta hacia el abandono de las tradiciones religiosas. Las iglesias, los templos y los santuarios[[1]], han quedado en muchos casos relegados, olvidados y excluidos como lugares para la reflexión, por tener un vínculo con una determinada religión o modo de vida. Bien al contrario, han pasado en muchos casos a formar parte de la dotación cultural y turística de la ciudad.

La población se ha laicizado y con ello ha perdido el lugar donde conectar consigo mismo y con el mundo que le rodea, a través de la meditación en un espacio diferenciado del exterior ruidoso.

Nuestra investigación propone dotar a las ciudades de un nuevo sistema de equipamientos que resuelvan este problema. Proponemos que la definición de estos espacios urbanos no se realice con base en parámetros urbanísticos o arquitectónicos, sino con base en parámetros acústicos.

Nuestro argumento es que la enorme cantidad de sonidos que genera la sociedad post-industrial, oculta nuestra relación con la realidad, produciendo una clase de destierro psico-intelectual del espacio y del tiempo. Hemos dejado de escuchar nuestro entorno, y con ello hemos perdido una capacidad fundamental del ser humano. Lo más dramático, es que no hemos sido conscientes de esta pérdida. No hemos dejado de oír, simplemente hemos dejado de escuchar, convirtiéndonos en una sociedad analfabeta psico-sonora.

Read More

Anuncios

(Ponencia presentada en el Congreso Greencities&Sostenibilidad el 3 de octubre de 2013, junto con la arquitecta Starlight Vattano, de la Universidad de Palermo)

1. La realidad

Una mujer sale aceleradamente de su trabajo. Son las 7.30 de la tarde, más tarde de lo habitual porque en la oficina celebraron una reunión con la filial chilena y había que sincronizar horarios. Debe comprar un regalo para el cumpleaños de un compañero de clase de su hija. Saca el coche del garaje del edificio donde trabaja y conduce presurosamente hasta el centro comercial más cercano. En los semáforos trata de leer los whatsapp desde su Blackberry corporativa, que durante toda la tarde han enviado sus hermanas al grupo a través del que se comunican. Ve la foto de su sobrino recién nacido, que ya abre los ojos. Aparca y baja del coche a toda velocidad para comprar una camiseta de calaveras en Zara, ya que ha leído en la web que previamente visitó antes de salir de la oficina, que éste es el motivo favorito de los niños ahora. Al llegar a casa sus hijas esperan ansiosas a mamá abrazándola, y mientras escucha sus historias del colegio, trata de contestar los mensajes acumulados. Preparando la cena, mira de reojo la tableta en la que busca los últimos datos de los balances trimestrales de la empresa. Antes de acostarse debe enviar un informe que esperan en Chile. Tras acostar a las niñas y acabar el informe, cena los restos de la comida del día anterior mientras ojea webs sobre videoarte. Quizá en el próximo viaje de trabajo a Chile pueda visitar la galería de esa artista que acaba de encontrar en la web…

Un hombre jubilado trata de mantenerse activo, y para ello practica el deporte que más le ha gustado siempre: el ciclismo. Pero cada vez encuentra más peligroso circular por las calles de la ciudad cuando va camino de una ruta ciclista que hay en las afueras de la ciudad. Es mayor y sabe que si lo atropellan o se cae, en su caso será fatal pues sus huesos son débiles. Hace tiempo que es habitual de internet y de las redes sociales, y aunque al principio le costó, terminó aprendiendo gracias a un curso del Centro de Mayores y a la ayuda de su nieta. Allí encontró una asociación local que promovía el uso de la bicicleta. Ha participado en paseos y actividades junto con otras personas que disfrutan de ese deporte. Pero hoy descubre por su perfil de Twitter, que la semana que viene se está organizando una concentración en un lugar estratégico de la ciudad para visibilizar la problemática de quienes utilizan la bicicleta como medio de transporte. Realmente para él la bicicleta es más una forma de pasar el tiempo que un medio de transporte, pero experimenta esos problemas cuando va camino del parque en el que sí puede correr sin peligro. Será la primera vez que asista a un acto como éste en la ciudad, convocado a través de las Redes Sociales.

Una pareja de turistas llega a una ciudad. Es la primera vez que la visitan, pero ya han tenido una experiencia sobre ella a través de internet. Han reservado vuelo y hotel eligiendo los precios más económicos a través de varios buscadores. Han visitado varios blogs de viajeros en los que han podido hacerse una idea de qué visitar, a qué lugares ir a comprar y en qué restaurantes cenar. A través de Google Earth y Street View conocen cómo llegar desde el aeropuerto hasta su hotel. Saben dónde coger un autobús que los lleve hasta el centro y qué recorrido hacer hasta llegar a su alojamiento, porque se han descargado una aplicación municipal de transportes públicos. Tienen una idea del museo que visitarán al día siguiente porque a través de la web del mismo ya han visitado la colección, por lo que podrán disfrutar con mayor conocimiento de la exposición. Después de descansar en el hotel, deciden pasear por la ciudad. A la hora de cenar se dan cuenta de que el “bar de tapas” que habían elegido desde su ciudad de origen, está cerrado por vacaciones, así que deciden ir a otro. Pasean por los lugares más iluminados y en los que hay más gente y actividad. Encuentran uno que tiene buen aspecto. Parece que es romántico y chich. Deciden buscarlo en internet a través de su Smartphone y evaluar las opiniones de los usuarios.

2. La smart city

Todas estas son experiencias habituales que tenemos cada una de las personas que habitamos las ciudades hoy. En todas ellas la relación con el espacio urbano está mediada por dispositivos de información. Somos ciborgs, en el sentido de Dona Haraway (Haraway, 1995), y nuestra vida no sería posible sin el acceso a los datos que nos proporcionan nuestras extensiones computacionales. Read More

Publicado en WPS Review International on Sustainable Housing and Urban Renewal, conISSN-e: 2387-1768.

Miles de viviendas construidas y vacías por toda la costa y en el interior; millones de metros cuadrados de suelo clasificado y paralizado; viviendas edificadas ilegalmente en el suelo no urbanizable o en suelos con clasificación o calificación incompatible; indefensión jurídica de miles de ciudadanos europeos ante unas leyes que no comprenden y que dejan fuera de ordenación en el mejor de los casos, unas viviendas compradas con el asesoramiento de bufetes de abogados que daban lustre jurídico a una situación nunca asumida por la administración ni por los administrados que encontraron en la venta del territorio propio el medio de alcanzar un lujo desmedido en un tiempo récord; colapso en la tramitación de figuras urbanísticas de planeamiento general que cuando finalmente son aprobados dan paso con una inmediatez esclarecedora a la modificación de sus parámetros básicos; agentes financieros que deben afrontar la resolución de conflictos jurídicos irresolubles en las fincas o inmuebles recibidos en pago por la falta de liquidez de empresas y usuarios y que habrían sido generados con el desarrollo incompleto de trámites urbanísticos en los años 70 y 80…

IMG_2166

Personas que son desahuciadas de sus viviendas por el impago de las hipotecas; edificios vacíos sin vender; estructuras inacabadas y constructoras inmovilizadas; noticias incomprensibles sobre la calificación internacional de los bancos y cajas de ahorro españolas, y sobre la cotización de la deuda española; amenazas de estancamiento económico cada vez más desalentadoras…

 ¿Qué ha pasado en los últimos años?

Read More

Recientemente se ha celebrado el Taller “Género y Ciudad” organizado por el Área de Igualdad del Distrito de Puerto de la Torre, en Málaga.

El objetivo de este taller ha sido el de dar a conocer a la ciudadanía el modo en que se han desarrollado las ciudades, las razones históricas que llevaron a tomar determinadas decisiones basadas en un enfoque determinado, y la relación directa entre estas decisiones y cómo cada uno de nosotros y de nosotras experimentamos la vida en la ciudad cada día.

Se trataba de hacer ver las causas que justifican revisar desde la perspectiva de género, el enfoque que el urbanismo ha tenido respecto de la mujer y de los grupos dependientes de ellas, para corregir las dinámicas que hacen que muchas personas se sientan excluídas del derecho a usar la ciudad en igualdad.

IMG_0584

Read More

Imagen

(Comunicación presentada en el X Congreso Internacional de Antropología Filosófica, de la SHAF con el título “Guerra y Paz. Perspectivas Filosóficas”, celebrado en la Universidad de Alicante los días 26-28 de Junio de 2012) (*)

1. Punto de partida. Enunciado de un nuevo marco conceptual.

Hoy en el mundo civilizado, vivimos una guerra sorda, una hostilidad latente entre grupos opuestos. En el contexto de crisis en que se desarrolla esta parte de la historia reciente desde la caída del muro de Berlín, la guerra ha modificado su sentido.

La violencia física entre naciones que en la primera mitad del siglo XX se conocía por guerra, ha pasado a denominarse conflicto armado, acción preventiva u ofensiva ante un ataque inminente.

Este hecho alerta -más que sobre el poder de un lenguaje que pretende ocultar la contradicción moral de una sociedad pretendidamente democrática y libre que  no quiere reconocer la violencia que aplica para lograr dichos objetivos-, sobre el desplazamiento que de una manera más bien oculta se está produciendo en los objetivos y el campo de batalla donde se produce la guerra.

Guerra, según la Real Academia Española de la Lengua, es la desavenencia y rompimiento de la paz entre dos o más potencias o la lucha armada entre dos o más naciones o entre bandos de una misma nación.

Pero también es, en su cuarta acepción, la lucha o combate, aunque sea en sentido moral. Y en su quinta acepción la oposición de una cosa con otra.

En una guerra, la oposición entre las partes genera violencia, que significa aplicar medios para a través de la fuerza -no necesariamente armada-, vencer la resistencia de una parte contra la otra.

Podríamos convenir que hoy se está produciendo una guerra entre el hombre y un conjunto de elementos heterogéneos en su naturaleza que generan una violencia que trata de someterlo a sus abstractos intereses y a una lógica ajena a su condición de hombre. Pero, ¿dónde se desarrolla esa guerra? Read More

(Capítulo publicado en el libro “Málaga como Laboratorio Urbanístico. Esbozos para el entendimiento de una habitabilidad difusa“, editado por la Fundación Málaga Desarrollo y Calidad concebido como proyecto para la reflexión sobre la naturaleza territorial de la provincia, en el que han participado varios autores como Juan Freire, ó José Seguí)

clip_image002

1.

Es fácil encontrar artículos de prensa, libros, entrevistas donde a la gente se les pregunta por el territorio, donde se habla de ese concepto con vocablos técnicos y grandilocuentes….pero pocas veces nos paramos a pensar que “ese” territorio del que estamos hablando no es más que el lugar donde “nosotros” vivimos, donde habitamos.

No es un hecho abstracto e impersonal sobre el que se pueden dar opiniones ajenas a lo que acontece. Ese territorio no está vacío, ni está habitado por “otros”, en la tranquilidad de que, en todo caso, serán esos “otros” los que lo gestionen y se ocupen de él, sino que somos nosotros quienes nos responsabilizamos de él con el cuidado de nuestro habitar y quienes lo disfrutamos o sufrimos. A fin de cuentas…yo vivo aquí, en mi casa, y trabajo allí, en ese otro sitio al que llego con más o menos dificultad o, quizá, mi trabajo lo desempeñe en mi domicilio, haciendo que ese territorio sea ajeno; entonces, el territorio se hace virtual  y es en esa dimensión en la que me desenvuelvo.

Puedo tener una opinión muy elaborada y documentada sobre el entorno que lo constituye o simplemente no pensar sobre ello porque es algo que no termino de entender. Pero muy a menudo olvidamos, tanto técnicos y técnicas como personas[1], más o menos conscientes de esa dimensión territorial, que es sobre el soporte del territorio  donde unos y otros vivimos, desarrollamos nuestras actividades cotidianas o proyectamos nuestros anhelos.

En cuanto que allí se residencia, a partir de los años 50 del siglo XX, buena parte de nuestra vida, sería necesario para sus habitantes la existencia de una mirada preocupada, atenta y consciente sobre las expectativas, planes y diseños que sobre el mismo proyectan las instancias políticas, las atenciones ecológicas o los intereses económicos o comerciales,  pues a sus efectos e impactos no son ajenas las dimensiones ambientales, espaciales, paisajísticas, infraestructurales o económicas, habitacionales, que constituyen nuestra vida.. Read More

(Artículo publicado en el número 2 de la revista Transversalidades de la Escuela de Arquitectura de Málaga) (*)

Imagen

Últimamente asistimos a una gran movilización por parte de los ciudadanos (y ciudadanas) de Málaga respecto a la demolición de edificios históricos en la ciudad.

Parece mentira que apenas queden vestigios de edificios del siglo XVI, XVII o XVIII en Málaga. Por supuesto no incluyo al periodo anterior a la Reconquista del que sólo quedan si acaso algunas trazas de la ciudad que la Desamortización no consiguió eliminar. Por otro lado, si encontramos casi intacto el parque inmobiliario del siglo XIX, no es más que por la oportunidad de encontrar en él, el escenario para el turismo global.

Si nos comparamos con otras ciudades andaluzas como Córdoba o Sevilla, vemos aún más sorprendente que apenas queden edificios anteriores al s.XIX. Esto es así porque en Málaga nunca hubo un poder político, religioso ni administrativo. Ha sido y es una ciudad civil, y en consecuencia, con un parque inmobiliario civil. O sea, residencial. Apenas hay edificios representativos de los que denominamos “monumentos”.

Esto ha hecho que la valoración de nuestro patrimonio arquitectónico haya sido muy escasa por parte de quienes han tenido que reconocerlo. Nunca hemos creído que la arquitectura residencial no perteneciente a la nobleza, fuese digna de ser protegida. Complejos que tiene una… (la ciudad, me refiero). Read More

A %d blogueros les gusta esto: